English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 31 de octubre de 2013

UNA NUEVA REVISTA PARA UNA NUEVA FRATERNIDAD

SYLLABUS.-



Dijo el modernista Francisco, en una de sus tantas parrafadas vertidas con desenfado a los periodistas del mundo que aplauden su discurso moderno y acariciante para sus oídos, que la Iglesia necesita de mayor presencia femenina. Hasta habló de elaborar una “teología de la mujer”.

En correspondencia con esta nueva iniciativa bergogliana, la Nueva Fraternidad, a través de su renovada revista, ha decidido imprimirle a su publicación un perfil más femenino, dándole más participación a las mujeres. Así es como de seis articulistas, tres son mujeres, dos de ellas laicas.

Acaso porque ya no se publican notas de combate doctrinal, ni tampoco de actualidad eclesial (“Ecclesia dei Afflicta”, ¿se acuerdan?), la revista del Distrito América del Sur recurre a artículos de piedad –que acompaña con imágenes pueriles-, a artículos de psicología tomados de un libro accesible y que se vienen reproduciendo desde hace varios meses, y, en general, notas destinadas a un público que podría considerarse una familia típica de los años ’50, muy pero muy lejos de toda especulación apocalíptica, muy lejos del tronar del combate por la fe que se hace cada día más difícil.

Frente a un super-revolucionario ocupando la sede de Pedro en Roma, la revista prefiere ir a lo obvio: un artículo sobre el Che Guevara, alguien de quien según parece los tradicionalistas hasta ahora no sabían nada, o dudaban incluso si se trataba o no de un héroe contemporáneo. Lo cual se refrenda en la obviedad de la portada: la revolución y el odio a Dios en una imagen muy clara, pero que no puede reducirse a predicar acerca del más famoso revolucionario. A ellos sumémosle el editorial penoso de un Padre Bouchacourt que no hace más que caer en contradicciones, como elartículo de Non Possumus deja bien asentado.

En definitiva, de un instrumento de conocimiento para el combate antiliberal y en defensa de la Tradición (como alguna vez lo fue, como también las revistas Roma oTradición Católica), la revista se ha reducido –no ahora, claro está, pero aquí ha llegado a lo que quiere el nuevo “branding” comercial contratado- a buscar la conformidad de, en especial, la mujer “conservadora”. Esto nos hace pensar en un aspecto que refería el Padre Castellani acerca de los fariseos: Despreciaban altamente a las mujeres; y eran seguidos por muchas mujeres, cosa curiosa. Dice Josefo que hacían su agosto entre las damas ricas, y eran reverenciados por el mujerío. Hay una tendencia en la mujer a inclinarse al que la maltrata. Pero esa tendencia más bien morbosa no explica todo el caso. Lo más probable es que el mujerío vulgar respetase a los fariseos por simple religiosidad. Dicen que la mujer es más religiosa que el varón. No es verdad, propiamente hablando. Pero la mujer necesita más de la religión exterior, segura, codificada, representada y socializada. Y eso eran los fariseos." ("Cristo y los fariseos").

Los nuevos fariseos de la Nueva Fraternidad, se complacen en fijar bien ante la vista sobre todo de la feligresía mujeril, estas cuestiones exteriores que brindan tanta seguridad, para ellas y sus hijos: las iglesias, las escuelas, las actividades “parroquiales”, las excursiones, etc. Encantadores nuevos “Bing Crosby” que, aunque sea para no perder el favor de esta feligresía, hasta permiten los pantalones en las mujeres, y les dan cada vez más espacio en las capillas en detrimento de los mismos sacerdotes, hasta llegar a las páginas de su revista –donde ha llegado el tiempo en que sus sacerdotes, con todo el estudio que tienen, ya no tienen nada más que decir. Nada de confrontaciones o de polémicas, nada de artículos de fondo, guardémonos de todo arriesgado análisis o de informar a los lectores de la situación de la Fraternidad o de la Iglesia. Mejor no correr peligro. Tengamos buenos sentimientos. No seamos duros.

Oh, Neo-Fraternidad, pretende cubrir la realidad mediante beaterías, devociones, cruzadas de rosarios, capillas pitucas, grandes coros y, ahora, una revista femenina.

Sugerimos la nueva –pero conservadora- portada:


 
INDULGENCIAS CON OCASIÓN DE LA CONMEMORACIÓN DE TODOS LOS FIELES DIFUNTOS



Existe, con motivo de la Fiesta de los Fieles Difuntos, la posibilidad de ganar una indulgencia plenaria aplicable a las Benditas Almas del Purgatorio. Sólo se puede ganar una indulgencia plenaria por día.



OBRAS PRESCRITAS PARA GANAR LAS INDULGENCIAS:


1.- El día 2 de Noviembre:   
Visitar una Iglesia u Oratorio público, y rezar allí un Pater Noster y un Credo.


2.- Desde el día 1º al 8 de noviembre:  
Visitar un Cementerio y rezar allí por los difuntos.

CONDICIONES PARA GANAR LAS INDULGENCIAS:

1.- Estar bautizado y no estar excomulgado.
2.- Tener la intención al menos general de ganar la indulgencia.
3.- Confesión: puede ser hecha dentro de los ocho días anteriores o posteriores al día en cuestión.
4.- Recibir la Santa Comunión en el día.
5.- Rezar por las intenciones del Papa un Pater Noster y un Ave María (u otra oración). Esas intenciones son las siguientes:
  • Exaltación de la Santa Iglesia Católica Apostólica Romana.
  • Extirpación de las herejías.
  • Propagación de la Fe.
  • Conversión de los pecadores.
  • Paz y concordia entre los príncipes cristianos.
  • Los demás bienes del pueblo cristiano.
6.- No tener afecto actual a ningún pecado, ni venial.
7.- Cumplir con la obra particular prescrita.

miércoles, 30 de octubre de 2013

REVELAN DOCUMENTO CLAVE DEL CAPÍTULO DE JULIO DE 2012.-

LA TRAICIÓN DE MONS. FELLAY CADA VEZ MÁS AL DESCUBIERTO



Esta declaración, por lo tanto, es profundamente ambigua y peca por omisión contra la denuncia clara y nítida de los principales errores que proliferan en el interior de la Iglesia y que destruyen la fe de los fieles. Esta declaración, tal cual se presenta, deja suponer que nosotros aceptaríamos el presupuesto de la hermenéutica de la continuidad. Tal documento, principio de un acuerdo, volvería a este equívoco desde el comienzo y favorecería todas las desviaciones subsecuentes.  P. de Jorna

LA SAPINIERE



CRÍTICA DE LA DECLARACIÓN DE MONS. FELLAY POR EL PADRE DE JORNA


El documento que vamos a leer ha sido distribuido a todos los miembros del Capítulo de julio de 2012.
Su exposición no provocó ninguna objeción de ningún miembro.
El Padre de Jorna [Nota del Blog: este Sacerdote es director del Seminario de Ecône y uno de los mejores teólogos de la FSSPX] demuestra aquí que la Declaración de Monseñor Fellay no es otra cosa que “la hermenéutica de la continuidad” de Benedicto XVI.
Además, este documento manifiesta dos cosas :  La podredumbre intelectual de Monseñor Fellay, retomando una expresión del padre de La Rocque, al mismo tiempo que su deshonestidad, como nos fue revelado por el Padre Faure, testigo de los hechos:
Después de la exposición del Padre de Jorna, el Padre Pagliarani se levantó (probablemente de acuerdo con la Casa General) y rompió el silencio favoreciendo a Monseñor Fellay en estos términos: “¡Queridos cofrades! No vamos a infligir una bofetada a nuestro superior exigiéndole una retractación, esta se hará de forma implícita en la Declaración final del Capítulo”.  Después se pasó a otro tema… el asunto estaba cerrado.
Acababan de manipular el Capítulo. La Casa General acababa de engañar a los capitulares haciéndoles creer que la Declaración había sido retirada con una desaprobación implícita de su autor. Monseñor Tissier fue engañado como los otros. En una carta del 29 de marzo de 2013, cuenta que él “había concluido tácitamente que no había por qué insistir sobre este asunto, visto que era evidente que el Superior General lamentaba su paso en falso y estaba resuelto a no volverlo a hacer” (B.O. n° 251, anexo a la carta circular n° 2013-04).
Los capitulares creyeron entonces, en razón del silencio de la Casa General, que Monseñor Fellay había comprendido la malicia intrínseca de su Declaración y que reprobaba tácitamente su forma de pensar. Pero no fue así. Desde entonces, Monseñor Fellay no ha dejado de asumir el contenido de su declaración sediciosa. Para hacerlo, tuvo que abusar del juramento de los capitulares. Monseñor Fellay pensó que, como los miembros juraron guardar silencio, nadie se atrevería a contradecir la versión oficial de la Casa General que es mentirosa y profundamente deshonesta.
En efecto, este discurso oficial presenta la Declaración doctrinal como “un texto minimalista que pudo causar confusión entre nosotros” (Monseñor Fellay, Cor Unum 102). Un “texto suficientemente claro” (Monseñor Fellay, Ecône, 7 de septiembre de 2012). Una Declaración doctrinal donde toda ambigüedad estaba descartada en cuanto a nuestro juicio sobre el concilio, comprendiendo la famosa hermenéutica de la continuidad”.  Una Declaración “que no fue comprendida por algunos miembros eminentes de la Fraternidad, que vieron una ambigüedad, una adhesión a la tesis de la hermenéutica de la continuidad” (Monseñor Fellay, Cor Unum 104, “Nota sobre la declaración doctrinal del 15 de abril de 2012”)
Si Monseñor Fellay juzgó su texto como no ambiguo, por qué no combatió la exposición del Padre Jorna? ¿Por qué, durante el Capítulo, no ayudó a los miembros eminentes de la Fraternidad a comprender bien su Declaración? ¿Por qué dejó que el Padre Pagliarani tomara su defensa para evitarle una “bofetada”, prefiriendo una retractación implícita, pues él dijo oficialmente que su Declaración era irreprochable como la de Monseñor Lefebvre?
El hecho que Monseñor Fellay no se atreviera a defender su Declaración ante el Capítulo, muestra no solamente que él la sabía indefendible sino también que no quería cambiar de forma de pensar. Cuando se reconoce tácitamente haber dado un mal paso, ¡no se acusa a los otros en el Boletín oficial! ¡Cuando uno reconoce haberse equivocado, no pretende haber sido engañado por Roma e incomprendido por eminentes cofrades! Tampoco pretende en una conferencia que este texto era “extremadamente delicado”, y que él “no tenía la unanimidad en la Fraternidad”, “así que le dije a Roma: lo retiro, no sirve de nada si no ha sido comprendido entre nosotros, pues, porque probablemente era demasiado sutil, bueno, tanto peor, lo retiramos” (Monseñor Fellay, Lille, 7 de mayo de 2013); no pretendeque era demasiado sutil y no suficientemente claro tal cual fue escrito” ( Mons Fellay – Family Catholic News, oct 2013 en Kansas City) »
¿Qué pensar de tales declaraciones y de tal manera de actuar ? ¿Qué pensar de un hombre que es capaz de decir: “los indicios son suficientemente variados y numerosos para que podamos afirmar que este nuevo movimiento de reforma o de restauración es muy real (en la iglesia). (Carta a los amigos y benefactores n°76, 7 de mayo de 2010); y decir después: La situación de la Iglesia es una verdadera catástrofe” (Angelus, Kansas City, octubre de 2013)? ¿Qué pensar de un hombre que juzga que “en sus sermones, vemos que Francisco tiene la fe… no vemos todavía aplicación concreta, pero los sermones no están mal… vemos que tiene la fe…” (Lille, 7 de mayo de 2013) pero que por respuesta de Francisco concluye: “no es verdaderamente católico!...  ¡Nos enfrentamos con un verdadero modernista”  (Angelus, Kansas City, octubre de 2013)?
¡Francisco es un verdadero modernista  que tiene la fe! ¿Sutil, muy sutil o demasiado sutil? Deshonestidad voluntaria o ceguera intelectual? ¿Traición consciente o agitación de un hombre incapaz de gobernar una sociedad antiliberal en un mundo envenenado de liberalismo?
Ahora el texto del Padre de Jorna:

LAS CONTRADICCIONES DEL P. BOUCHACOURT




Dice el P. Bouchacourt en el editorial de la última edición de la revista Iesus Christus (destacamos ciertas partes en negrita):

... "duele comprobar que este discurso claro haya desaparecido hoy en día de la boca de las autoridades de la Iglesia Católica. En nombre de la libertad religiosa exaltada durante el Concilio Vaticano II, ya no hay nadie que defienda los derechos de Dios sobre los hombres y la sociedad. Ayer los Papas pedían a los gobernantes proteger y sostener la Iglesia, como así también ajustar las leyes civiles a la ley divina expresada en los Mandamientos. ¡En la actualidad todo es al revés! Lo único que la Santa Sede pide a las autoridades civiles es que concedan libertad a la Iglesia Católica: la libertad de coexistir junto a las otras religiones. Leamos estas palabras del Papa Pablo VI dirigidas a los gobernantes: “¿Y qué pide ella de vosotros, esa Iglesia, después de casi dos mil años de vicisitudes de todas clases en sus relaciones con vosotros, las potencias de la tierra (…) no os pide más que la libertad: la libertad de creer y de predicar su fe; la libertad de amar a su Dios y servirle; la libertad de vivir y de llevar a los hombres su mensaje de vida”.

Muy bien dicho, Padre, porque no atreverse sino a pedir libertad para la Iglesia es una retirada cobarde causada por el espíritu liberal. Es una rendición. Es una traición. Pero ¿no se da cuenta usted de su contradicción, P. Bouchacourt? Por un lado critica usted que las autoridades de la Iglesia cobardemente pidan libertad y no se atrevan a más, y al mismo tiempo usted defiende que la FSSPX no se atreva a otra cosa que a pedir libertad a los modernistas destructores de la Iglesia, ¿o acaso la primera condición del capítulo del 2012 no dice exactamente los siguiente?:

"La libertad de conservar, transmitir y enseñar la sana doctrina del Magisterio de la Iglesia y la constante de la Verdad inmutable de la Tradición divinamente revelada; libertad para proteger, corregir, reprender, incluso públicamente, a los responsables de los errores o las innovaciones de la modernidad, el liberalismo, el Concilio Vaticano II y sus consecuencias".

«Observen hasta qué punto la visión del Capítulo ha cambiado en relación a la de Mons. Lefebvre. Ya no es “Roma que debe convertirse porque la Verdad es absoluta”, sino que ahora solamente “la Hermandad SPX pide la libertad para ella misma de decir la Verdad”. En vez de atacar la traición Conciliar, la Hermandad SPX ¿solicita ahora a los traidores que le den el permiso de decir la Verdad?» (Mons. Williamson, Eleison 268, 1-9-12).

Además, según esto, usted, P. Bouchacourt, junto con los demás acuerdistas, es partidario de que se conceda a la FSSPX la "libertad de coexistir" con los herejes modernistas, ¿o no? Entonces, ¿por qué critica a las autoridades eclesiásticas que piden "la libertad de coexistir junto a las otras religiones"? ¿No ve su contradicción? ¿A qué estamos jugando?

Y otra cosa: usted dice que la libertad religiosa fue "exaltada durante el Concilio Vaticano II". ¿Por qué no dice directamente que la libertad religiosa fue exaltada por el Concilio Vaticano II? ¿Por qué no acusa inequívocamente al concilio? ¿Busca excusarlo? ¿Sigue acaso la línea diplomática de Mons. Fellay, que muchas veces ha intentado exculpar al maldito concilio, con el que, por lo demás, dice estar de acuerdo en un 95%? ¿Usted también aprueba el 95% del concilio?

Y también dice usted que "duele comprobar que este discurso claro haya desaparecido hoy en día de la boca de las autoridades de la Iglesia Católica" ¿Y cree usted que Monseñor Fellay es un ejemplo de "discurso claro"? ¿No es más bien un modelo de "discurso ambiguo" y de conducta errática? Y este "discurso ambiguo" en tiempos de apostasía general provocada por ¡la ambigüedad liberal!, ¿no es una verdadera y propia traición? Y no nos venga con que Mons. Fellay ha criticado al Papa en USA hace un mes, porque el siguiente mes ambos pueden estar de abrazos y firmando el acuerdo práctico. La crisis de la FSSPX ha demostrado que resulta imposible confiar en superiores ambiguos, vacilantes y poco transparentes como Mons. Fellay. Padre Bouchacourt: sepa que también "duele comprobar que este discurso claro haya desaparecido hoy en día de la boca de las autoridades de la FSSPX"


PRÓXIMA VISITA DE MONS. WILLIAMSON A MÉXICO

   
 VISITA DE MONSEÑOR RICHARD WILLIAMSON A MÉXICO





CHIHUAHUA: 11 - 13 de noviembre.

·       Martes 12: 
Entrevistas con los fieles por la tarde.
Confirmaciones y Santa Misa a las 18.30hs.
Conferencia después de la ceremonia.
Convivio con los fieles después de conferencia.

Calle Samaniego n° 1403.
Los fieles que deseen entrevistarse con S.E., deben coordinarse con el R.P. Trincado.
Tel. 614 – 516 83 08.


SALTILLO: 13 - 19 de noviembre.

·       Sábado 16:
Entrevistas con los fieles durante la tarde.
Conferencia a las 18hs.

·       Domingo 17: 
Confirmaciones y Santa Misa a las 10hs.

Calle Santiago Rodríguez n° 1106.
Los fieles que deseen entrevistarse con S.E., deben coordinarse con el R.P. Trincado.
Tel. 614 – 516 83 08.


CIUDAD DE MÉXICO: 22 - 25 de noviembre.

·       Sábado 23:
Entrevistas con los fieles por la tarde.
Santa Misa a las 17.30hs.
Conferencia después de la Santa Misa.

·       Domingo 24: 
Confirmaciones a las 10.30hs.
Santa Misa a las 11.00hs.
Comida con los fieles después de la Misa.

Santa Mónica n° 24, Col. Del Valle, Centro.
Los fieles que deseen entrevistarse con S.E., deben coordinarse con el R.P. Ruiz.
Tel. 55 33 67 96 42.


martes, 29 de octubre de 2013

MISAS DE NOVIEMBRE - URUGUAY Y ARGENTINA





Misas de Noviembre


Para horarios y localización, por favor envíe un correo electrónico a las siguientes direcciones electronicas:

1 al 3 en Montevideo 
- E-mail de contacto: Ignacio Elena: correoignacioe@gmail.com.
Día 1ero (Todos los Santos y aniversario de fundación de la FSSPX): a las 19.
Día 2 (de difuntos): a las 11, 18 y 18,30
Domingo 3: a las 9.

Domingo 3 en Buenos Aires, Argentina
 - E-mail de contacto:  tomasdekempis@gmail.com y syllabusblog@gmail.com

Del 4 al 7 en Ushuaia, Tierra del Fuego, Argentina - E-mail de contacto: Diego Alejandro: diegoalejandrotomas@gmail.com.

Del 8 al 10 en Tucumán, Argentina - Email de contacto: Eduardo S. Gutiérrez: gutierrezes@hotmail.com.

Del 11 Noviembre al 4 de Diciembre: Jujuy – Argentina - E-mail de contacto: runaejcv@gmail.com

Catecismo de la Resistencia ó Algunas Respuestas a Preguntas Comunes.

A.M.D.G.

Catecismo de la Resistencia
ó
Algunas Respuestas a Preguntas Comunes.


¿Por qué es necesaria la Resistencia? ¿Qué están resistiendo?

Lo mismo que los Católicos siempre han tenido que resistir en los últimos 40 años o más: el modernismo.

Pero la FSSPX resiste al modernismo: para eso fue fundada


La FSSPX solía resistir al modernismo. Pero de algún modo, la FSSPX terminó bajo el control de modernistas y su posición doctrinal ahora ha sido cambiada con una que implica compromisos que son cruciales para la Fe.


Miren, si hubiera habido un acuerdo con Roma, entonces yo estaría luchando a su lado al 100%. Pero no ha habido acuerdo, y eso es lo que importa.

Olvide por un momento el acuerdo con Roma. ¿Qué es más importante para la integridad de la FSSPX: su posición canónica o su posición doctrinal? En 2012 muchos sacerdotes y fieles de la Fraternidad se opusieron al acuerdo con Roma porque era la vía más obvia en la cual ella terminaría cayendo y comprometiéndose con el modernismo. Es por eso que todos asumimos que el acuerdo con Roma era el peligro más grande. Pero entretanto, la Fraternidad se ha comprometido oficialmente con el modernismo ¡incluso sin un acuerdo!

Imagine a un padre de familia que se asegura que su puerta está bien cerrada todas las noches. Si alguien le advierte que el ladrón entrará por la ventana, ¿puede responder: ¡Pero la puerta está cerrada y eso es lo que importa!?


¿Cómo puede estar tan seguro que la FSSPX fue tomada ? ¿Dónde está la prueba ? Dígame exactamente como sucedió esto.


Hay una cierta cantidad de evidencia interesante que apunta a lo que muy probablemente sucedió (el GREC, por ejemplo), pero definitivamente el cómo sucedió no es lo que importa. Lo que importa es que sucedió y eso está fuera de toda duda. No necesitamos saber cómo murió un hombre para estar seguros que está muerto. El principio doctrinal del “no-compromiso” de Monseñor Lefebvre se ha ido, ha muerto. Esto está fuera de toda disputa. La neo-FSSPX es una creatura diferente. La antigua jamás hubiera declarado que el Vaticano II “ilumina y profundiza” la Fe, que “las causas” de los errores están en la interpretación del concilio, que la nueva misa fue “legítimamente promulgada” y mucho más. Monseñor Lefebvre condenó el “juramento de fidelidad” mientras que Monseñor Fellay lo acepta. La antigua Fraternidad levantó a Monseñor Williamson, la nueva Fraternidad lo marginalizó, lo condenó públicamente y lo expulsó.

DESDE AUSTRALIA: UN COMENATARIO SOBRE EL COLEGIO LIBERAL DE LA FSSPX DE MONS. FELLAY.-



Sí, esta escuela está justo a la vuelta de donde yo vivo en Tynong. Ellos recibieron una enorme suma de dinero del gobierno Laborista hace un par de años y se expandieron muchísimo. Los laboristas perdieron las elecciones en septiembre y Tony Abbot del partido Liberal se convirtió en el nuevo primer ministro. Él es un devoto (?) católico novus ordo. Cuando los laboristas estaban en el gobierno, se les enseñó a los niños la teoría de Darwin de la evolución porque de otra manera ellos no pasarían los exámenes finales. De manera privada, ellos enseñaron la doctrina de la Iglesia, pero se les advirtió que respondieran como lo he mencionado. De hecho, les enseñaron a mentir para poder pasar sus exámenes.

El Padre Ortiz acaba de finalizar su visita aquí en Melbourne donde tuvimos Misas el sábado y el domingo pasados, además de dos conferencias. Cerca de 50 personas asistieron el domingo. Uno o dos parejas de padres de familia asistieron y reportaron que los padres de familia estaban realmente preocupados con el liberalismo que invade el colegio. Sin embargo, yo creo que solo un par de padres de familia estaban presentes en las Misas. Conozco personalmente dos familias que están verdaderamente preocupadas –una de esas familias ha sacado a sus hijos del colegio y ahora asisten a una “Escuela Cristiana Católica”. A pesar que ellos tienen unos padres excelentes, no parecen apoyar el movimiento de Resistencia. La otra familia que conozco está realmente preocupada por todo pero hasta donde yo sé no han asistido a las Misas y conferencias.



lunes, 28 de octubre de 2013

COBARDES, TRAIDORES, LIBERALES Y CONTUMACES



GOVERNMENT REQUIREMENTS



Hombre de dos caras: el anti liberal declarado...



y el liberal declarado...



Cobardes, traidores, liberales y ahora también contumaces, son los responsables del colegio australiano de la FSSPX, porque han modificado el texto de adhesión al liberalismo agregando, a fin de excusarse, la siguiente frase (en rojo) In keeping with the government requirements (Education and Training Reform Act 2006) the programs of, and teaching at St Thomas Aquinas College, support and promote the principles and practice of Australian democracy, including a commitment to:
(...)
Freedom of religion.
Freedom of speech and association.
The values of openness and tolerance.

Leer el sitio oficial del colegio (con nueva dirección).

Así es que ahora son contumaces o pertinaces, porque después de haberse enterado de nuestra denuncia (eso explica el cambio en la redacción) estos traidores insisten en declarar su adhesión al liberalismo, sólo que pretendiendo ahora justificarse en que estarían forzados a cometer tal traición por la ley que mencionan. Pero sucede que ni esa “ley” (les recordamos que Santo Tomás de Aquino enseña que la ley injusta no es ley) debe ser obedecida en lo que tiene de anticatólico, ni se refiere ella a las publicaciones que los colegios hacen en internet o por otros medios.

En resumidas cuentas: si un día a usted los “requisitos gubernamentales” lo obligan a declarar expresa y públicamente que adhiere los principios liberales condenados solemnemente por la Iglesia, usted puede hacerlo con tranquilidad de conciencia. ¡Esta es la FSSPX de Mons. Fellay!

Si los “requisitos gubernamentales” lo obligan a hacer algo moralmente malo, usted no peca. ¡Esta es la obra destructora de alguien como Mons. Fellay a la cabeza de la FSSPX!

Porque después de todo… Mons. Fellay dijo, en la respuesta a los 3 Obispos, que “por el bien común de la Fraternidad, preferiríamos de lejos la solución actual de status quo intermedio, pero manifiestamente Roma no lo tolera más”. Luego, los “requisitos gubernamentales” de Roma justificaron la traidora “Declaración Doctrinal” del abril de 2012, como queda también probado por lo que dijo Mons. Tissier (en una carta a los Sacerdotes dada a conocer por el R.P. Faure): que esa declaración fue redactada y presentada por Mons. Fellay “para evitar a la Fraternidad la excomunión con que la amenazaba el cardenal” (Levada).

¿Y los mártires?

¿Y los que se dejaron asesinar por no acatar “requisitos gubernamentales” contrarios a la fe?

¿Y Santo Tomás Moro, a quien estos blasfemos mencionan en el mismo documento por el que declaran que adhieren a los principios liberales? Si este santo hubiera accedido a los “requisitos gubernamentales” que le imponía Enrique VIII, no habría estado jamás en la Torre de Londres ni habría sido decapitado.

Pero eran otros tiempos… y, sobre todo, otra clase de hombres… ahora lo que se usa es el estilo Fellay: ambiguo, errático, acomodaticio, contradictorio, confuso y… cobarde.

Quede como moraleja de este escándalo permanente del colegio australiano de la FSSPX de Mons. Fellay, que a veces sí se puede hacer el mal para conseguir el bien, sin que nos deba quitar el sueño este principio básico de la moral expresado por San Pablo en Romanos 3, 8:


“NO HAGAMOS EL MAL PARA QUE VENGAN BIENES”



Entradas anteriores sobre este escándalo:  1, 2, 3 , 4 , 5 y 6

domingo, 27 de octubre de 2013

SERMÓN EN LA FIESTA DE CRISTO REY.- R.P. RENÉ TRINCADO C.


Esta fiesta puede parecer un anacronismo sin sentido, porque es verdad que Cristo es Rey, pero también es verdad que Cristo ha sido destronado. N. Señor debe reinar sobre almas, familias y Estados, pero los hombres le han dicho no queremos que éste reine sobre nosotros, como los malos súbditos de la parábola de las minas. Los liberales han destronado a Cristo.
El Papa León XIII dijo: es incalculable el número de almas que se condenan a causa de las condiciones que los principios del Derecho liberal imponen a los pueblos. Estas palabras fueron dichas a fines del s. XIX. ¿Qué pensar del siglo XX? Y ni hablar de nuestro siglo.
Esta fiesta fue instituida por Pío XI en 1925, en plena lucha entre la Iglesia y la masonería, esa maldita bestia promotora del liberalismo. Y el satánico liberalismo triunfó con el Concilio Vaticano II, en el que la jerarquía se rindió a los falsos principios liberales, los hizo suyos, y los enseña desde entonces en el Nombre de Cristo. Los pastores se convierten en lobos: la Jerarquía liberal de la Iglesia enseña la mentira en Nombre de la Verdad que es N. S. Jesucristo. Los Papas, desde Juan XIII en adelante, los Obispos y los Sacerdotes, se hacen envenenadores de las almas.
Algunas de esas mentiras masónico-diabólicas, algunos de de esos falsos principios son: la separación de Iglesia y Estado, la libertad religiosa, el democraticismo y la soberanía popular, la doctrina de los llamados “derechos humanos”. Todas estas falaces doctrinas nacieron en el secreto de las oscuras logias y ahora son difundidas no sólo desde las tribunas de los políticos, sino también desde todos los púlpitos y desde la misma sede de Pedro.
Por eso, ante la evidencia de la victoria del liberalismo sobre los derechos reales de Cristo, podemos preguntarnos si vale la pena seguir hablando de la realeza social de N. S. Jesucristo. La respuesta, junto con la explicación de la actual derrota, pueden ser encontradas en la Sagrada Escritura, especialmente en el salmo 2:
¿Por qué se amotinan las gentes -dice el salmo- y las naciones traman planes vanos? Esto se cumple hoy al pie de la letra y más claramente que nunca. El instigador de esta rebelión es el diablo, de quien dice el Espíritu Santo en Jeremías: desde los siglos quebraste mi yugo, rompiste mi cadena y dijiste: no te serviré. Non serviam. No te serviré, sino que seré libre. Esta idea diabólica de libertad como independencia de Dios es la esencia del liberalismo. Dice Santo Tomás de Aquino que el diablo intenta desde el principio apartar al hombre de la obediencia a Dios, bajo el pretexto de la libertad (ST III c. 8 a. 7), pero no es sino hasta el siglo XIX que el demonio logra inspirar a la humanidad un sistema de pensamiento que exalta la libertad hasta el grado de ponerla en el lugar de Dios. Eso es el liberalismo: la idolatría de la diosa libertad. Se amotinan las gentes: vivimos en un motín permanente, en “estado de revolución”. La Revolución Francesa, la violenta demolición del antiguo orden cristiano y su sustitución por el orden -o, mejor dicho, desorden- liberal, comenzó en 1789, pero no ha terminado. El Card. Ratzinger dijo, en cierta ocasión, que el concilio Vaticano II “fue un 1789 en la Iglesia”.
Sigue el salmo diciendo: Se alzan los reyes de la tierra y los príncipes se confabulan unidos contra Dios y contra su Ungido, esto es, contra Cristo, pues Cristo significa ungido. Todos los poderosos del mundo, liberales de izquierdas y de derechas; los Caifás, los Herodes, y los Pilatos de todos los tiempos y del presente: por sobre sus diferencias, los une la común oposición a Cristo: todos son liberales.
Siguiente versículo: Rompamos sus ataduras y arrojemos de nosotros su yugo. ¡Fuera ataduras, fuera yugos! ¡Libertad! ¡Libertad! Grito de guerra éste que les enseña su padre el demonio. Los sediciosos o revolucionarios, los sodomitas y, en general, los grandes criminales, son llamados “hijos del diablo” en la Biblia. Rompamos sus ataduras: los vínculos de la fe y de la caridad. Arrojemos de nosotros su yugo: la moral verdadera, los deberes del cristiano y la misma Cruz de Cristo (“porque mi yugo es suave y mi carga ligera”). Sin embargo, estas ataduras y este yugo son lo que nos une a Dios y salva nuestras almas.
Pero Dios se ríe, se burla de ellos. A su tiempo les hablará en su ira, continúa el salmo. Debemos tener ánimo, porque aunque reconocemos la derrota actual y pasajera de los derechos soberanos de Cristo, también tenemos certeza absoluta -causada por la fe divina- en cuanto a la victoria final y total de Cristo sobre todos sus enemigos.
Termina el salmo diciendo: Bienaventurados todos los que se refugian en Él. Estas palabras señalan cuál debe ser nuestra actitud: ningún olvido de los derechos que Cristo tiene como Rey de todo y de todos; ninguna transacción o acuerdo traidor con el enemigo: el demonio y su liberalismo, sino resistir contra todo y contra todos refugiándonos en la fe verdadera y en las verdades de siempre,  manteniéndonos firmes e intransigentes en nuestro puesto de combate en esta guerra, aunque el territorio esté arrasado y copado por el enemigo; para lo cual, ante todo, debemos procurar que Cristo reine allí donde está en nuestras manos hacer que reine y no sea destronado jamás: en nuestras almas. Someternos totalmente a Dios, obedecer siempre a su voluntad: eso es ser antiliberal convencido y militante; católico cabal, resuelto y combatiente. Si no hacemos esto, hay una mentira en nosotros, una cierta hipocresía, y terminaremos más o menos liberales.
Y para que Cristo reine en nuestras almas, estimados fieles, debemos recurrir a 3 medios principales: cumplir los mandamientos, frecuentar los sacramentos y orar, y en particular rezar el santo Rosario, porque Nuestra Señora ha prometido en Fátima: al final, mi Corazón Inmaculado triunfará. Y cuando triunfe el Corazón de nuestra Madre, triunfará el Corazón sacratísimo del Rey nuestro y de todos y de todo, el Corazón de Nuestro Señor Jesucristo.



viernes, 25 de octubre de 2013

COMENTARIO ELEISON Numéro CCCXXVIII (328).- 26 de Octubre de 2013


FSPX CAYENDO
Para la gloria de Dios y para la salvación de las almas, es esencial analizar porque en las circunstancias de hoy en día, un final está ahora amenazando los 40 gloriosos años de la defensa de la Fe por la Fraternidad San Pío X. Un artículo y una carta recientemente escritos pueden ayudar en este sentido: un artículo que analiza la caída de la Fraternidad y una carta con una nota de esperanza en cuanto a como puede levantarse de nuevo.
El artículo apareció en francés en el internet (ver “Un Évêque se lève”). Después de leer un libro sobre el utopismo en la educación moderna que lo compara con los mismos sueños irreales de la política moderna, el autor del artículo encontró que el mismo patrón en seis etapas podía aplicarse a la FSPX. Primero, el patrón: 1 Una negación de la naturaleza humana que por hecho es dada para trabajar con y no en contra de ella. 2 Un sueño de fabricar al niño/hombre completamente de nuevo. 3 La exclusión de las estructuras naturales de familia/sociedad. 4 La total re-configuración del niño para generar una nueva sociedad perfecta. 5 Los desastrosos resultados a pesar de todas las buenas intenciones iniciales. 6 Niños ignorantes y perversos, una sociedad en apostasía y haciéndole la guerra a Dios.
Segundo, la aplicación a la FSPX: 1 Rechazo de la realidad de la crisis sin precedentes en la Iglesia. 2 Sueño de fabricar una reconciliación entre la Iglesia Conciliar y la Tradición. 3 Exclusión de la interacción natural entre dirigentes y dirigidos. 4 Total re-configuración de la autoridad católica a los efectos de imponer el sueño. (En educación, en política o en la FSPX, cuando el soñador se enfrenta a la inexorable realidad, él está destinado a usar toda la fuerza a su disposición para aplastar la realidad – su sueño es tanto más hermoso.) 5 Desastrosa resultante Stalinización de la FSPX, a pesar de todas las piadosas intenciones. 6 Pérdida del espíritu de lucha que puede conducir gradualmente a pérdida total de la Fe.
La carta que me llegó por correo electrónico sigue la misma línea general de análisis pero agrega una nota de esperanza. El Papa Francisco y Monseñor Fellay siendo lo que son (ambos utópicos, uno puede agregar), el escritor piensa entonces que un acuerdo Roma-FSPX está destinado a venir y la resistencia al mismo será aplastada. Si la FSPX cae, habrá sido por su sub-estimación de los laicos y por su sub-empleo de ellos para ayudar a establecer el Reinado Social de Cristo Rey en la sociedad. La FSPX solamente necesita recobrarse nuevamente con los laicos para trabajar por ese Reino y – aquí está la nota esperanzadora – ella reunirá y fortalecerá a una variedad de Católicos que hayan conservado la Fe a pesar de todo lo que ellos hayan sufrido desde hace 50 años, proviniendo del Novus Ordo, de la Ecclesia Dei, de los Franciscanos de la Inmaculada o de donde fuere. Así, concluye el escritor de la carta, “la FSPX por la acción de aquellos que permanecen fieles a ella no se hundirá en el caos, sino exactamente lo opuesto”.
En cuanto a mí, mientras que estoy de acuerdo que el clericalismo (sub-valorando a los laicos) ha sido un aspecto del problema de la FSPX, no pienso que haya sido la raíz del problema. Pienso que la raíz ha sido más bien la vuelta al hombre en lugar de Dios (cf. Jer.XVII,5,7) y la consecuente pérdida de la Verdad y falsedad objetivas, del bien y del mal objetivos. Sin embargo, sí estoy de acuerdo con la visión del escritor de la carta en cuanto a una nueva alianza siendo forjada en algún momento del futuro, de Católicos verdaderos de todos los rincones de la Neo-iglesia y de la Iglesia para llevar adelante la Fe católica (cf. Mt.XIX,30). Quiera la FSPX sacudirse de sus problemas presentes para desempeñar un papel de líder, o, mejor, un papel humilde, en esa alianza.

Kyrie eleison.


POR QUÉ APOYAMOS A MONSEÑOR WILLIAMSON II



Sobre Benedicto XVI.-

Uno de los puntos por los que Monseñor Williamson es atacado, es por su manera de pensar sobre Benedicto XVI. Se le ha llegado a acusar –pergeñando una teoría conspirativa verdaderamente desopilante que incluiría la entrevista a la TV que dio la vuelta al mundo como parte del plan- de ser un agente que reúne a los católicos de la Resistencia para llevarlos, después de la traición de Monseñor Fellay, al acuerdo con Roma.

También, algunos exaltados han intentado chicanearlo con aparatosa soberbia por el hecho de que “no hablaba de Francisco”, o, más bien, no decía las cosas que ellos querían y como ellos querían, intentando levantar entonces un absurdo manto de sospecha sobre Mons. Williamson, ¡como si estuviera de acuerdo con Francisco! Cosa distinta de lo que se ha planteado desde la Resistencia con respecto a Mons. Fellay y su silencio: ya que este último nunca ha declarado querer cortar amarras con la posibilidad de reintegrarse a esta Roma modernista, y por lo tanto su constante silencio sigue perjudicando a la congregación que fundó Mons. Lefebvre. En cambio, Mons. Williamson ha sido siempre claro con su rechazo a esta posibilidad, y sus duras y bien fundadas críticas a Benedicto XVI son incontestables y jamás han sido compartidas por Mons. Fellay. De manera tal que venir hoy a querer crear una sospecha sobre Mons. Williamson con respecto a su posición frente a Francisco es una insensatez o una canallada, pues es de todos conocida su oposición al modernismo de la iglesia conciliar. 

Para entender la postura de Monseñor, les presentamos algunas citas que explican perfectamente su modo de pensar, el cual no es diferente a lo que Monseñor Lefebvre y la Fraternidad sostuvieron.

En este comentario que data del 2002, Monseñor Williamson analiza los ataques de una revista sedevacantista que atacaba a Monseñor Lefebvre y a la Fraternidad. Comentaba al final:

 “Evidentemente hay un error común en los sedevacantistas, y evidentemente es este: ellos yerran generalmente en distinguir entre lo abstracto y lo concreto, entre principios abstractos y personas concretas, entre errores abstractos y las personas que yerran.

San Agustín dijo: “Destruye los errores pero ama a los que yerran” (es más claro en latín: "Interficite errores, diligite errantes").

Por el contrario, los liberales aman los errores y aman a los que yerran, mientras que los sedevacantistas destruyen a los que yerran junto a sus errores. La blandura de los liberales con las personas se extiende a la blandura de los principios; la dureza de los sedevacantistas con los principios los hace duros con las personas. Solamente el Católico tras las huellas de San Agustín mantiene su balance siendo firme en los principios mientras trata bien (no blandamente) a las personas.

Que CR (la revista sedevacantista) vuelva sobre las palabras y los hechos del Arzobispo y de la Fraternidad. CR se autoriza a juzgar que uno u otra se desviaron en la delicada tarea de discernir entre el error y los que yerran, pero no pueden acusar que la política de destruir el error mientras se ama al que yerra es contradictoria. Es la misma política del Sagrado Corazón, afortunadamente para nosotros.

En 1993, nos hablaba así del Cardenal Ratzinger, analizando un artículo de Sí, sí, no, no:

Joseph Ratzinger, de acuerdo a sus escritos en 1968, ya no tenía la Fe Católica, no tenía ni la más remota idea de la Fe verdadera.

Pero ¿el Padre Ratzinger, el teólogo de 1968, ha sido renegado por el Cardenal Ratzinger que ha sido renombrado en 1991 por el Papa Juan Pablo II como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe? Desgraciadamente, no, absolutamente no. Sus trabajos anteriores están siendo reimpresos continuamente, y el Prefecto continúa escribiendo para “Communio”, la revista de la “Nueva Teología” fundada por Ratzinger, de Lubac y von Baltasar… Roma está atestada de “nuevos teólogos”.

Por lo tanto, concluye Si, si, No, no, la idea de que el Cardenal Ratzinger restaurará la Iglesia es un mito. Cierto es que puede, como von Baltasar y el Papa Paulo VI, hacer declaraciones aparentemente conservadoras porque no le gusta el exceso de modernismo, pero él aprueba la “nueva teología” mientras que reniega de la Tradición y el Magisterio. Así que él sostiene falsos principios y luego repudia sus consecuencias lógicas. Al error salvaje le opone simplemente un error moderado, y así su respuesta a los abusos no es una respuesta en absoluto. Queridos amigos, salvo una conversión milagrosa, no se puede esperar el rescate de la Iglesia por el Cardenal Ratzinger, por más agradable, encantador y bien intencionado que sea. Lo que importan son las ideas, y juzgando por las ideas que expresa en sus palabras y hechos, ¡él es un Prefecto para la Fe sin la Fe!

Y en 1999 explicaba de manera detallada quién era el Cardenal Ratzinger al analizar su libro autobiográfico“Mi Vida” escrito en 1997:

¿Se puede confiar en el Cardenal Ratzinger? Los Católicos conservadores tienden a pensarlo. Católicos Tradicionales “agradables” quisieran pensarlo. Tradicionalistas “desagradables” piensan que no. ¿Quién tiene razón?

Esta pregunta se planteó de manera agonizante en 1988 cuando Monseñor Lefebvre estaba negociando, principalmente con el Cardenal, la obtención de obispos para la Tradición Católica. Los conservadores lo acusaron entonces (y todavía lo hacen) por no haber confiando finalmente en Roma.

A continuación analiza las palabras del Cardenal en un encuentro en Roma con las comunidades Ecclesia Dei y nos dice:

Así el Cardenal Ratzinger sugiere que Roma está ponderando otra reforma litúrgica que nos daría una Misa ni tan nueva ni tan completamente antigua, y parece pedir a los amantes de la Liturgia Tradicional que esperen pacientemente esta reforma de la reforma y que confíen en Roma mientras tanto. Ahora el Cardenal parece ser un hombre “agradable”, y pocos Cardenales en Roma dicen tantas cosas favorables acerca de la Liturgia antigua como él lo hace. ¿Puede Roma, aunque sea como él la representa, ser confiable en materia de liturgia?

Desgraciadamente, la respuesta debe ser no ¿Por qué?

Porque mientras el corazón del Cardenal puede estar abierto a la Misa Tridentina, su mente está bloqueada, y en un hombre de su calibre, la mente dirige el corazón. Su simpatía por la Misa antigua es relativamente superficial, su oposición a ella es profunda. Lo podemos ver claramente en sus memorias autobiográficas de los primeros 50 años de su vida, 1927-1957, las cuales publicó hace dos años en un pequeño libro titulado “Mi Vida”.

Esto es de interés para todos los Católicos porque muestra cuán lisiados están incluso los que parecen los mejores entre los Romanos cuando se trata de defender la Fe. A pesar de su aparente benevolencia, no pueden defender lo que ya no entienden.

Monseñor cuenta la biografía del Cardenal, desde su infancia, basándose en su libro, y señalando cómo se fue convirtiendo en un peligroso modernista. Dice Monseñor al final:

Sin embargo, al mismo tiempo que el Cardenal en su corazón realmente aprecia la santidad incomparable y el misterio de la liturgia Antigua (págs. 18-20, 146-149), desgraciadamente esa liturgia nunca se ancló en su cabeza, por lo que no puede gobernar su forma de pensar o sus acciones. A menos o hasta que cambie de manera de pensar, esto es, de doctrina, la Misa Tridentina está condenada a permanecer, para él, en el terreno sentimental. En otras palabras, antes del concilio Josef Ratzinger era el cabecilla de los cincuentistas o Católicos Bing-Crosby. Quizá su corazón estaba “soñando con una blanca Navidad”, pero su cabeza estaba repleta del veneno homocentrista del Vaticano II.

Eminencia, si las ideas no importaran, usted sería un buen católico, pero como la virtud de la Fe debe estar anclada en la cabeza y no en el corazón, entonces, mientras su cabeza se balancee entre la Tradición y la modernidad, usted es, en su posición de Guardián de la Fe, un terrible enemigo de la Iglesia Católica.

Desearíamos confiar en usted, pero no podemos.

En marzo de 2002:

Los hombres de la Neo-iglesia son, objetivamente, Judas, por más sinceros o bien intencionados que sean.

Y en el 2010:

FSSPX, ¡cuídense de esa "sinceridad" que hace que el error se sienta bien! ¡La Verdad ante todo, sin mentiras ni ambigüedades, aún cuando nuestro mundo enfermo caiga encima de ustedes como una tonelada de ladrillos!

Esta manera de pensar sobre Benedicto XVI tiene entonces su fundamento en que no somos sedevacantistas. Dice Monseñor en el 2010:

Estos "sedevacantistas", como usualmente se les llaman, argumentan que cualquiera que camine como hereje, hable como hereje y, como dicen los Norteamericanos, grazne como hereje, entonces ES un hereje. Pero un hereje se excluye a sí mismo de la Iglesia. Por lo tanto estos Papas se han excluido a sí mismos de la Iglesia y no pudieron haber sido su Cabeza - ¿cómo puede alguien que no es ni siquiera miembro, ser la cabeza?

La verdadera respuesta, creo yo, es que la herejía que automáticamente expulsa de la única Arca de Salvación es tan grave que para cometerla, esa persona debe de saber claramentey quererplenamente lo que está haciendo. Debe de darse cuenta de que está negando la verdad católica que ha sido definida con la propia autoridad de Dios a través de la Iglesia de Dios, en otras palabras que está desafiando a Dios. Sin darse cuenta de esto, llamado "pertinacia" por la Iglesia, él puede estar negando verdades divinas, pero no está aún desafiando a Dios ni lanzándose a sí mismo fuera de la Iglesia.


Ahora, los "sedevacantistas" encuentran ridícula la idea de que los Papas, con una profunda educación en la enseñanza de la Iglesia, no saben lo que hacen cuando pronuncian tales enormidades como lo hace Benedicto XVI, para tomar sólo un ejemplo entre muchos otros, sobre la actual validez del Antiguo Testamento. En los tiempos de antes, para hacer que un hereje plenamente se dé cuenta de lo que está haciendo, cuando la Iglesia estaba sana, la Inquisición Papal (o el Santo Oficio) lo convocaría, lo confrontaría autoritariamente con su error y lo instaría a renunciar al mismo. Si se negaba, luego entonces su pertinacia estaba clara para todos y el lobo era arrojado fuera del rebaño. Pero dicha confrontación requiere de autoridad, tanto para convocar al hereje como para declarar su error. ¿Qué sucede entonces si desde el Vaticano II, es la autoridad más alta de la Iglesia la que ya no discierne más la verdad Católica?


Sin embargo el Arzobispo Lefebvre escogió un tercer camino, uno entre los dos extremos de la Verdad sin Autoridad o de la Autoridad sin Verdad. Su camino, en donde ha sido seguido por la FSSPX, fue el de aferrarse a la Verdad Católica, pero sin caer en la falta de respeto hacia la Autoridad Católica ni en una incredulidad generalizada en la validez de sus dirigentes. Es un equilibrio ciertamente no siempre fácil de mantener, pero ha dado frutos católicos alrededor del mundo y ha sostenido un remanente fiel de Católicos con la doctrina verdadera y los verdaderos sacramentos durante los 40 años que hasta el momento hemos pasado en el desierto Conciliar.

Pero también advirtió (1998):

¿Esto significa que ninguna cantidad de mala conducta en Roma podrá probarlo? No. Un día, quizá pronto, la Sede de Roma puede volverse vacante. Ha habido varios falsos papas o anti-papas en la Historia de la Iglesia. Para nuestros tiempos o tiempos no muy lejanos, Nuestra Señora nos advirtió en La Salette que Roma se convertirá en la Sede del anticristo. Es muy posible que con la muerte de Juan Pablo II haya sede vacante en Roma o un antipapa por un tiempo. Entonces el sedevacantismo se convertirá en realidad, pero en ese momento ya no producirá los frutos amargos asociados con el en los últimos años.


Sabemos que los ataques a Monseñor Williamson continuarán, pero como dijo Su Excelencia citando a Chesterton: “¡Si me atacan por todos lados, entonces no puedo estar tan equivocado!”.