English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 31 de diciembre de 2014

¿QUÉ PENSAR DEL MILENARISMO? Parte VII




SANTO TOMÁS DE AQUINO CONTRA EL MILENARISMO

“Con ocasión esas palabras del Apocalipsis [Apoc. 20], como relata San Agustín (Ciudad de Dios, libro XX), algunos herejes afirmaron que habrá una primera resurrección de los muertos para reinar con Cristo en la tierra durante mil años: de donde se les llama quiliastas o milenaristas [quidam haeretici posuerunt primam resurrectionem futuram esse mortuorum, ut cum Christo mille annis in terra regnarent; unde vocati sunt Chiliastae, quasi millenarii], y ahí San Agustín muestra que hay que entender de otra cosa esas palabras [de Apoc. 20], a saber, de la resurrección espiritual, por la cual los hombres resucitan del pecado por el don de la gracia. La segunda resurrección es la de los cuerpos. Mientras que por Reino de Cristo se entiende a la Iglesia, en la que reinan con Él no sólo los mártires, sino también los demás elegidos (…) Y milenario no significa un determinado número, sino que significa todo el tiempo que ahora transcurre, en el que los santos reinan con Cristo" (…). 

La cita está tomada del libro IV de los Comentarios a las Sentencias de P. Lombardo (d. 43, q. 1, a. 3, qc 1).


martes, 30 de diciembre de 2014

EL OBISPO DE IPATINGA, BRASIL, PERSIGUE A LA RESISTENCIA


"Bienaventurados seréis cuando os aborrezcan los hombres, y cuando os excomulguen, y os insulten, y desechen vuestro nombre como malo, por causa el Hijo del hombre" Lucas 6, 22.

Obispo Gubiotti




RESPUESTA DEL R.P. CARDOZO

Ipatinga 30 de Dic. 2014

“No creáis que he venido a traer la paz sobre la tierra. No he venido a traer paz, sino espada.” San Mateo X, 34.

Sr. Obispo Marco A. Gubiotti.

Enterado de una carta pastoral leída en las parroquias de su diócesis, me permito contestar ahora a la misma que adolece de varios errores, sea de formación, sea de información, no le excusan dado el cargo que Ud. Detenta. Es cierto lo que dice sobre el Conc. Vat. II y que este mudó la actitud de la Iglesia, sobre la liturgia y la pastoral, mas olvidó que la tal mudanza afectó la doctrina misma, inoculando los errores MODERNISTAS, del ecumenismo, libertad religiosa, colegialidad, contradiciendo el Magisterio de la Iglesia y sus mismos cimientos, Sagrada Escritura y Tradición. Otro error es el de “dogmatizar “al tal Concilio cuando los Papas Juan XXIII como Paulo VI, insistieron en que era sólo PASTORAL, por tanto cualquier católico podía o no seguirlo sin que eso afecte su unión con la Iglesia. Pretender imponerlo como un dogma más, es un abuso, máxime cuando el obedecerlo pone en riesgo el tesoro de la FE. Esto respecto a su formación. 

Sobre su in-formación, le quiero aclarar que nos, no tenemos nada que ver con la actual dirigencia de la Fraternidad San Pio X, si en cambio, seguimos el ejemplo del que fuera su Fundador, Monseñor (no cardenal como Ud. lo designa) Marcel Lefebvre, el valiente obispo que tuvo el singular honor de ser inválidamente “excomulgado” por un excomulgado, y además por ser fiel al Magisterio de la Iglesia de siempre que nada tiene que ver con la Iglesia “post-Conciliar”, como vosotros mismos se auto titulan, iglesia nueva surgida a partir de “dogmatizar “ el CV II, como antes dijimos.

Las almas que integran la Asociación San Atanasio y la Misión Xto. Rey son simplemente Católicos, “…que no quisieron mudar su actitud de Católicos…” (Como testifica su carta), ellos quieren seguir siéndolo, por esto, piden una Misa Católica y no ecumenista y desacralizada como Uds. les ofrecen, piden los sacramentos, como por ejemplo la confesión, que Uds. niegan no pocas veces, piden la doctrina inmutable y UNA de la Iglesia y no las enseñanzas particulares de cada sacerdote, que niegan abiertamente dogmas de FE, tales como negar la existencia del infierno, del demonio, del bautismo para salvarse, de la presencia Real y sustancial de Ntro. Señor en la Eucaristía, el valor sacrificial y propiciatorio de la Sta. Misa y no rebajar la misma a una mera fiesta o cena, donde la sacralidad brilla por su ausencia… y esto sin tocar el plano moral de sus pastores que como Ud. bien sabe es más que degradante. Al final de su misiva pide que no se participe de nuestros actos de culto, pues quedarían fuera de la Iglesia, ¡qué extraño ecumenismo el vuestro!?...cuando Uds., Incluso el mismo Papa Francisco participan de cultos con falsas religiones, será que aún siguen participando de la Iglesia Católica?

Por todo lo dicho, nosotros seguiremos católicos mientras Uds. Sigan “mudando su actitud de católicos (¿?)”…lo cual es una contradicción, pues si tenemos un Dios, Uno y Trino, que no muda…cómo nos podemos mudar??...y seguir siendo Católicos?!!...Será que Uds. tienen otro dios?... "el cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán" (Mr. 13-31).

Para terminar y confiado en su honestidad y justicia, reclamamos para nos, el derecho de réplica y puesto que su misiva fue leída en todas las parroquias de su diócesis, pedimos que esta sea leída igualmente en todas ellas (art. 208 Cod. Penal), para formación e información de sus fieles, otro tanto haremos nos en nuestros medios nacionales y del extranjero. Su carta será también publicada como un ejemplo más de mudanza “católica”.

Atte. En Xto. Rey y María Reina.
                           
                                  P. Ernesto J.J. CardozoEncargado de la Misión Católica Xto. Rey de Ipatinga- M.G., Brasil



lunes, 29 de diciembre de 2014

COMENTARIOS ELEISON Número CCCLXXXIX (389).- 27 de diciembre de 2014



Realismo de Mons. Lefebvre – II


Hacia Roma un gran Arzobispo, sí, empujó.
Pero, ¿qué puede hacerse cuando las mentes
de los Romanos son papilla?

Doce semanas atrás (5 de octubre) el “Comentario Eleison” presentó una primer serie de extractos de la última entrevista pública de Monseñor Lefebvre, otorgada a la revista Fideliter a principios de 1991. Aquí sigue una segunda y última serie de extractos, ligeramente editados en aras de brevedad y claridad:—

P: ¿Qué conclusiones podemos sacar de la Fraternidad San Pío X después de 20 años de su existencia?

R: Dios ha querido la continuación de la Tradición católica. Estoy profundamente convencido que la Fraternidad es el medio que Dios quiso para guardar y mantener la Fe, la verdad de la Iglesia. Debemos continuar a mantener fielmente los tesoros de la Iglesia, esperanzados en que un día ellos puedan reasumir el lugar que nunca hubieran debido perder en Roma.
P: Usted dice a menudo que, más que la liturgia, es ahora la Fe la que nos opone a Roma moderna.

R: Ciertamente la cuestión de la liturgia y de los sacramentos es muy importante, pero lo más importante es la cuestión de la Fe. Esta no es una cuestión para nosotros. Tenemos la Fe de todos los tiempos, la del Concilio de Trento, la del Catecismo de San Pío X, la de todos los Concilios y de todos los Papas antes del Vaticano II. Por años ellos en Roma han tratado de mostrar que todo en el Concilio era totalmente consistente con esta Tradición. Ahora ellos están mostrando su verdadera cara al decir que no hay más ninguna Tradición ni Depósito para ser transmitido. Tradición en la Iglesia es lo que sea que el Papa está diciendo hoy en día. Usted debe someterse a lo que el Papa y los obispos dicen hoy en día. Aquí está la famosa ‘Tradición Viviente’ de ellos que fue la única base para nuestra condenación de 1988.
Ahora ellos no tratan más de probar que lo que ellos dicen es consistente con lo que Pío IX escribió o con lo que el Concilio de Trento promulgó³. No, todo eso ya pasó; es anticuado como dijo el Cardenal Ratzinger. Está claro, y ellos pudieron haber dicho eso antes. No tenía ningún sentido nuestra conversación, nuestra discusión con ellos. Ahora sufrimos a causa de la tiranía de la autoridad porque no hay más ninguna regla del pasado.
Más y más están mostrando que estamos en lo correcto. Estamos tratando con personas que tienen una filosofía diferente a la nuestra, una manera de ver diferente, que están influenciados por todos los filósofos modernos subjetivistas. Para ellos no hay verdad fija, no hay dogma. Todo está evolucionando. Esto es realmente la destrucción Masónica de la Fe. Afortunadamente, ¡tenemos nosotros la Tradición para apoyarnos en ella!

P: Usted ha enfatizado que usted está seguro que la Fraternidad está bendecida por Dios porque en distintas ocasiones hubiera podido desaparecer.

R: En efecto. Ha sido una y otra vez el blanco de ataques muy difí­ciles. Eso es muy doloroso, pero no obstante debemos creer que la línea de la Fe y de la Tradición que estamos siguiendo, es imperecedera porque Dios no puede permitir que Su Iglesia perezca.

P: ¿Qué puede usted decir a aquellos de los fieles que aún tienen esperanza en la posibilidad de un acuerdo con Roma?

R: Nuestros verdaderos fieles, aquellos que han comprendido el problema y que precisamente nos han ayudado a continuar a lo largo del sendero derecho y firme de la Tradición y de la Fe, me dijeron que los acercamientos que yo estaba haciendo hacia Roma eran peligrosos y que estaba perdiendo mi tiempo. Con todo, yo esperaba hasta el último minuto que en Roma presenciaríamos un poquito de lealtad, así que no se me puede acusar de no haber hecho el máximo posible. Así, ahora también, a aquellos que me dicen “Usted tiene que alcanzar un acuerdo con Roma”, pienso que puedo decir que entonces fui aún más lejos de lo que habría debido ir.

Kyrie eleison.

sábado, 27 de diciembre de 2014

lunes, 22 de diciembre de 2014

MONS. FELLAY: ¡SERMÓN ACUERDISTA EN LAS ORDENACIONES DEL SEMINARIO DE BUENOS AIRES!

Esta entrada está escrita en español, inglés y francés.




El sábado tuvo lugar la ceremonia de ordenaciones en el seminario de La Reja, Buenos Aires, Argentina. Esta es una síntesis de lo que se nos ha informado acerca del sermón predicado por Monseñor Fellay en esa ocasión: 

Recordó que en la audiencia del 29 de agosto de 2005, Benedicto XVI le recriminó diciendo: "hace falta solucionar los problemas o al menos intentar solucionarlos".

Luego, para explicar el estado de necesidad, hizo la comparación con un desastre natural y los bomberos blocados (sic; debió querer decir "bloqueados") y justificó el actuar de los sacerdotes con las normas del código de derecho canónico: "si un ortodoxo, un excomulgado, un suspendido, o un cismático puede dar sacramentos a un moribundo, ¿por qué no un sacerdote Fraternidad?"

"La FSSPX goza de jurisdicción de suplencia. Jamás hay que ser clero vago." "El problema de la jurisdicción demuestra la importancia de estar reconocidos canónicamente. No se puede decir que no es importante tener la estampilla (sic; quiere decir "el sello") de católicos."

"Jamás quisimos cortar con Roma y por éso siempre mantuvimos contactos".

____________________________

English:

On Saturday, the ceremony of ordinations took place at La Reja Seminary, Argentina. This is a summary of what we have been informed about the sermon preached by Bishop Fellay on that occasion:

He recalled that at the hearing on August 29, 2005, Benedict XVI recriminated him saying: “it is necessary to solve the problems or at least try to solve them". 

Then, to explain the state of necessity, he made the comparison to a natural disaster and blocked firefighters and justified the actions of the priests with the norms of canon law:  “if an orthodox, an excommunicated, a suspended or a schismatic can give sacraments to the dying, why not a Society’s priest?"

"The SSPX has supplied jurisdiction. We shouldn’t be vagus clergy”. The problem of the jurisdiction demonstrates the importance of being canonically recognized. It is not possible to say that it is not important to have the Catholics' seal."

“We never wanted to cut with Rome and thus we always maintained contacts".

___________________________

Français:

Le samedi [20 décembre 2014] a eu lieu la cérémonie d’ordinations au séminaire de La Reja,Buenos Aires, Argentine. Ceci est un résumé de ce que nous avons été informés du sermon prêché par Mgr Fellay, à cette occasion:

Il a rappelé que, lors de l'audience du 29 août 2005, Benoît XVI a protesté en disant : «il faut résoudre ces problèmes ou au moins essayer de les résoudre». 

Ensuite, pour expliquer l’état de nécessité, il a fait la comparaison avec un incendie en cas de catastrophe naturelle, où les pompiers sont bloqués et ainsi a justifié l’agir des prêtres concernant les normes du droit canonique: "si un [prêtre] orthodoxe, ou excommunié, ou suspens, ou schismatique, peut donner les sacrements aux mourants, pourquoi pas un prêtre de la Fraternité?"

"La Fraternité Saint Pie X jouit d’une juridiction de suppléance. Il ne faut jamais être un clerc vagabond [vagus]. "Le problème de la juridiction montre l'importance d'être reconnus canoniquement. On ne peut pas dire que ce n’est pas important d'avoir le sceau de catholiques."


"Jamais nous n’avons voulu  couper avec Rome, et pour cela nous avons toujours maintenu des contacts".



Nota: esta entrada fue modificada el 14-5-15.
Note: this post was amended on 05.14.15.
Note: cet article a été modifié le 14/05/15

R.P. TRINCADO - SERMÓN EN EL DOMINGO IV DE ADVIENTO




el pecado original ha dado a las almas las formas torcidas de la serpiente


Voz del que clama en el desierto: reparad el camino del Señor; haced rectas sus sendas. Antiguamente, en esa región del mundo, cuando un rey viajaba, se preparaban los caminos por donde debía pasar su carruaje, rellenando las partes bajas y rebajando las elevaciones, rectificando en lo posible las curvas y aplanando las partes ásperas o abruptas. La Iglesia lee hoy este Evangelio para que en nuestras almas preparemos el camino a nuestro Rey que llega en la Navidad.

Preparad el camino, hacedlo recto. Como dijimos el domingo pasado, el pecado original ha dado a las almas las formas torcidas de la serpiente, pero Dios, que es la perfecta rectitud, no puede morar en un alma retorcida. ¿Y qué es un alma recta? Un alma que verdaderamente ama el bien y la verdad. El alma recta y pura es la que aborrece la oscuridad y va siempre hacia la luz, todo lo quiere hacer en la claridad, de frente, con sinceridad; aspirando a que todas sus acciones, palabras, pensamientos y deseos lleven el sello de la verdad ante Dios y ante los hombres.

domingo, 21 de diciembre de 2014

EL ADMINISTRADOR DEL DINERO DE LA NEO-FSSPX Y EL “PODER DE LOS 72”


Maximiliano Krah se graduó recientemente del programa internacional de usureros que llevan a cabo conjuntamente la Escuela de Negocios de Columbia y la Escuela de Negocios de Londres. Un video de la ceremonia de graduación fue subido a Youtube. Allí se muestra a Oren Heiman, que está conectado con la Mossad, hablando ante los graduados. Maximiliano Krah está sentado en primera fila, el tercero desde la derecha de la pantalla, cuando la cámara enfoca a la audiencia.

Cuando el discurso llega a su clímax (min. 7:28), el señor Heiman implora a sus compañeros de clase que nunca olviden el “poder de los 72”:

“Antes de bajar de este glorioso podio, les pido, les imploro no olvidar la herramienta que se nos ha inculcado, la madre de todas las herramientas, la fuente de poder de los negocios globales, de influencia y de la habilidad de hacer el bien (sic) en el mundo. Nos hemos referido constantemente a esta herramienta como el poder de los 72”.

Cuál es el punto que el señor Heiman desea enfatizar tan fuertemente a sus compañeros “líderes futuros del mundo”. Cuando cortamos a través de la santurronería y el misticismo, vemos simplemente que él está hablando del poder del interés compuesto. El poder, ley o regla de los 72, como es llamado alternativamente, es una fórmula para calcular el tiempo que toma doblar el dinero por medio de una taza de interés dada.

Pero tal vez no debemos desdeñar completamente el misticismo, porque es evidente que hay mucho más que una simple ecuación matemática para esta gente. La clase está compuesta del simbólico número de 72 personas, la ceremonia se lleva a cabo en una capilla y el señor Heiman se refiere al “poder del 72” como “la madre de todas las herramientas”. Esto merece una mirada más de cerca.

Uno de los primeros registros del “poder de los 72” se escuentra en la Summa de Arithmetica del Fraile Franciscano del Renacimiento, ocultista y matemático, Luca Pacioli, cuyos escritos sobre la contabilidad de partida doble siguen siendo influyentes hoy en día y, por buenas razones, son vistos por muchos como el génesis del capitalismo moderno. Compañeros frailes protestaron en contra de Luca Pacioli “de acuerdo a lo que entendemos y vemos diariamente como un hombre que debe ser corregido”. En respuesta a la preocupación que tenían los frailes respecto a este pionero de nuestra presente cultura muerta, él fue designado como cabeza de su monasterio por el Superior General Franciscano.


Algo sobre este libro

Luca Pacioli es otra de las muchas figuras renacentistas en el cual la avaricia, las matemáticas y el ocultismo, se entrecruzan en una ideología que es la progenitora de nuestra época podrida.

Luca Pacioli creía que “todo lo que se manifiesta a lo largo del universo inferior y superior, todo esto debe estar necesariamente sujeto al número, peso y medida”, que casi no se distingue del ocultista de la corte de la Reina Isabel, John Dee, que creía que“Por los números se tiene una manera para la búsqueda y comprensión de todas las cosas que pueden ser conocidas”. Pero el ocultista católico Luca Pacioli infiltró este principio autista en la Cristiandad, 60 años antes que John Dee.

Estimado lector, bajo los fastuosos edificios y arte renacentista financiados por la usura, se esconde la más fría, inhumana,  impía filosofía materialista que no puede más que producir frutos podridos.

Esta idea de que Dios y Su creación pueden ser comprendidos y replicados completamente por las matemáticas, nos está llevando a la destrucción, y la “creación” de riqueza por medio de la usura, es la raíz de este mal.

Hay un cierto contingente de tradicionalistas tratando de resucitar los más podridos aspectos de lo oculto, el Catolicismo usurero renacentista. Cuidado.


Nota Syllabus:
El “Poder del 72” hace referencia también a una enseñanza de la kabbalah según la cual por la combinación de tres letras hebreas se obtienen 72 nombres de Dios, que representa para estos judíos una fuente de poder. Un muy difundido libro habla de esa enseñanza gnóstica.



Maximilian Krah, brazo derecho jurídico y financiero de Mons. Fellay.
(Etiquetas en la foto subida por Krah en instagram: vacaciones, relax, Dubai, el Palm Atlantis, fiestas, lujo, baño, jacuzzi)

HA SIDO ELIMINADO EL NACIMIENTO BENDECIDO POR MONS. FELLAY EN EL PARLAMENTO EUROPEO

Como era absolutamente previsible, los enemigos de Cristo que sin contrapeso dominan ese antro masónico llamado Parlamento Europeo, han eliminado rápidamente (a las 72 horas) el nacimiento bendecido por Mons. Fellay. 














DESDE EL MIN. 0,54 DEL VIDEO (ABAJO) SE MUESTRA CÓMO LOS RESTOS DEL NACIMIENTO SON ASPIRADOS




¿QUÉ PENSAR DEL MILENARISMO? Parte VI





"La teoría del milenarismo tuvo sus raíces en la literatura judía, obsesionada siempre con la idea de un Mesías reinando gloriosamente sobre la tierra" 


Cita del libro Le Sens Mystique de l’Apocalypse, por Dom Jean de Monléon OSB (*), Edit. Nouvelles, Paris, 1948, pags. 325-329 (hemos destacado ciertos pasajes en negrita):

El reino de los mil años

(...) el Anticristo tendrá la pretensión de imponer a sus súbditos un rito análogo al del bautismo, donde los nuevos cristianos son marcados en la frente con el sello de Jesucristo. Todos estos servidores permanecen fieles a Dios a pesar de la persecución, son muertos, es verdad, a los ojos de los hombres: pero, en realidad, habiendo franqueado las puertas del otro mundo, ellos encontraron, en la unión de su alma con su Creador, una vida nueva mucho más perfecta que la de aquí abajo. Y ellos reinaron mil años con Cristo.

Estas últimas palabras requieren algunas explicaciones, pues es por ellas que se introdujo la doctrina llamada del milenarismo; doctrina rechazada por la Iglesia desde hace siglos y que sin embargo ve, de vez en cuando, levantarse nuevos campeones a su favor, bajo el falaz pretexto que cuenta con la opinión favorable de varios Padres auténticamente ortodoxos. Sus partidarios, los milenaristas, llamados también quiliastas, sostienen que antes del día de la resurrección general, los justos retomarán sus cuerpos y  resucitados, reinarán mil años en esta tierra, en Jerusalén restaurada, con Cristo. Luego vendrá la segunda revuelta de Satanás, el combate supremo contra la Iglesia llevado a cabo por Gog y Magog, la aniquilación de los rebeldes por Dios, y finalmente la resurrección universal seguida del Juicio final. Habría así dos resurrecciones sucesivas, separadas por un intervalo de mil años: la de los mártires primero, luego el resto de la humanidad.

La teoría del milenarismo tuvo sus raíces en la literatura judía, obsesionada siempre con la idea de un Mesías reinando gloriosamente sobre la tierra. Retomada, en tiempos de San Juan, por el heresiarca Cerinto, es exacto que en los siglos II y III de la era cristiana, algunos Padres, y no los menores, lo adoptaron bajo formas diversas y más o menos atenuadas. Podemos citar entre ellos a San Justino, san Ireneo, Tertuliano, etc. …

Pero el parecer de estos escritores no puede de ninguna manera ser mirado como representativo de la creencia de la Iglesia: para que el testimonio de varios Padres pueda ser considerado como la expresión de la Tradición católica, es necesario, dicen los teólogos, “que no sea impugnado por otros”. Esta condición no existe en este caso: el mismo San Justino reconoció que la teoría milenarista estaba lejos de ser admitida por todos; Orígenes la reprobó y la trató de necedad judaica. San Jerónimo rompió deliberadamente con ella:

Nosotros no esperamos, escribió, con las fábulas que los judíos decoran con el nombre de tradiciones, que una Jerusalén de perlas y de oro desciendan del cielo; nosotros no nos someteremos de nuevo a la injuria de la circuncisión, a ofrecer carneros y toros como víctimas, y a dormir en la ociosidad del Sabbat. Hay demasiados de nosotros que han tomado en serio estas promesas, notablemente Tertuliano en su libro titulado De la esperanza de los fieles; Lactancio, en su séptimo libro de las Instituciones; el obispo Victoriano, de Pettau, en numerosas disertaciones y, últimamente, nuestro Sulpicio Severo en el diálogo al cual dio el nombre de Gallus. En cuanto a los Griegos, cito el primero y el último, Irineo y Apolinar.

San Agustín se pronunció en el mismo sentido: si al principio tiene ciertas dudas, enseguida lo vemos, en La Ciudad de Dios, condenar claramente el quiliasmo, y esta opinión es la que prevaleció a partir de entonces, tanto en Oriente como en Occidente, en la Iglesia. A partir del siglo IV, no encontramos ningún escritor católico digno de consideración, que defienda el milenarismo, y el parecer unánime de los teólogos, entre los más importantes hay que citar a Santo Tomás y San Buenaventura, lo desecha resueltamente.

Sin duda, en la Edad Media, escribe el Padre Allo, Joaquin de Fiore y su escuela enseñaron una doctrina que era una especie de milenarismo espiritual, pero que no hay que confundir con quiliasmo antiguo. Éste no perseveró más que en ciertos luteranos o en las oscuras sectas protestantes; muy raros son los exegetas católicos que se esfuerzan en renovarlo bajo una forma atenuada y conciliable con la ortodoxia. Aunque el quiliasmo no haya sido calificado como herejía, el parecer común de los teólogos de todas las escuelas ve allí una doctrina errónea a la que ciertas condiciones de los tiempos primitivos pudieron arrastrar a algunos antiguos Padres.

La expresión: Y ellos reinaron mil años con Cristo, debe entonces, como ya lo indicamos, entenderse en un sentido místico. Los mil años designan todo el período que comprende entre el día en que Cristo, por su Resurrección, abrió el reino de los cielos, franqueando las puertas con su Santísima Humanidad, hasta el día que, gracias a la resurrección general, los cuerpos de los elegidos entrarán a él. Pero las almas de los bienaventurados ya están allí, estrechamente unidas a Aquél que es su verdadera vida; ellas participan en la gloria de Cristo, ellas constituyen su corte, ellas reinan con Él.
(...) 
¿En qué consiste esta primera resurrección? En salir, por la penitencia, del estado de pecado, en apartarse de la muerte espiritual, a recobrar la vida de la gracia. Todos aquellos que sabrán tomar parte en ella y perseverar, serán un día bienaventurados y santos: bienaventurados porque ellos obtendrán la beatitud saliendo de este mundo; santos, porque ellos serán establecidos y confirmados en la gloria, de tal manera que la segunda muerte, es decir, la condenación eterna, no tendrá ningún poder sobre ellos. Ellos serán los sacerdotes de Dios y de Cristo, ellos ofrecerán sin cesar el sacrificio de alabanza a Dios autor de todo bien, y al mismo tiempo que a Cristo, obrero de nuestra Redención; y sus almas reinarán en el cielo con Él durante mil años, es decir: hasta el día en que sus cuerpos les serán devueltos.
_________________________________


(*) Otras obras del P. Monleón:

Le Cantique des Cantiques
La Fête du Christ-Roi
Les Patriarches (Histoire Sainte 1)
Moïse (Histoire Sainte 2)
Josué et les Juges (Histoire Sainte 3)
Le prophète Daniel (Histoire Sainte 4) 
Le roi David (Histoire Sainte 5)
Les instruments de la perfection (commentaire ascétique sur le chapitre IVe de la Règle de S. Benoît)
Commentaire sur le Prophète Jonas
Les noces de Cana
L’Oraison
Les XII degrés de l’humilité (commentaire ascétique sur le chapitre VIIe de la Règle de S. Benoît) 


sábado, 20 de diciembre de 2014

COMENTARIO ELEISON Número CCCLXXXVIII (388).- 20 de diciembre de 2014




Clamor del Salmista


En tiempos antiguos el Pueblo de Dios clamó por ayuda.
Cuanto más hoy en día ello necesita gritar.

La estación de la venida de Nuestro Señor entre nosotros es seguramente un momento adecuado para hacernos recordar cuanto necesitamos a Dios. Por supuesto siempre ha sido así. Antes de Cristo, Dios vino al cada vez más malvado mundo pagano, especialmente a los Israelitas con el Antiguo Testamento para preparar la venida de Su propio Hijo. Aquí sigue el Salmo 43, todo el cual aplica a ambos los Israelitas y los Católicos, los pueblos de Dios en el Antiguo y Nuevo Testamentos (Biblia de Monseñor Straubinger; títulos y paréntesis agregados):—

A. DIOS SOLÍA PROTEGER A SU PUEBLO.

1 Epigrafe: Al maestro de coro. De los hijos de Coré. Maskil 2 Oímos, oh Dios, con nuestros oídos, nos contaron nuestros padres, los prodigios que hiciste en sus días, en los días antiguos. 3 Tú, con tu mano, expulsando pueblos gentiles (paganos), los plantaste a ellos (nuestros Padres); destruyendo naciones (paganos), a ellos (nuestros Padres) los propagaste. 4 Pues no por su espada ocuparon (nuestros Padres) la tierra, ni su brazo les dio la victoria; fué tu diestra y tu brazo, y la luz de tu rostro; porque Tú los amabas. 5 Tú eres mi Rey, mi Dios, Tú, el que dió la victoria a Jacob. 6 Por Ti batimos a nuestros enemigos; y en nombre tuyo hollamos a los que se levantaron contra nosotros. 7 Porque no en mi arco puse mi confianza, ni me salvó mi espada, 8 sino que Tú nos has salvado de nuestros adversarios, y has confundido a los que nos odian. 9 En Dios nos gloriábamos cada día, y continuamente celebrábamos tu Nombre.

B. AHORA EL LOS HA RECHAZADO

10 Pero ahora Tú nos (Israelitas) has repelido y humillado; ya no sales, oh Dios, con nuestros ejércitos. 11 Nos hiciste ceder ante nuestros enemigos, y los que nos odian nos han saqueado como han querido. 12 Nos entregaste como ovejas destinadas al matadero, y nos desparramaste entre los gentiles. 13 Vendiste a tu pueblo sin precio, y no sacaste gran provecho de esa venta. 14 Nos hiciste el escarnio de nuestros vecinos, la irrisión y el ludibrio de los que nos rodean. 15 Nos convertiste en fábula de los gentiles, y recibimos de los pueblos meneos de cabeza. 16 Todo el día tengo ante los ojos mi ignominia, y la confusión cubre mi rostro, 17 a los gritos del que me insulta y me envilece, a la vista del enemigo, ávido de venganza.

C. CON TODO HEMOS SIDO FIELES

18 Todo esto ha venido sobre nosotros, mas no nos hemos olvidado de Ti, ni hemos quebrantado el pacto (Mosaico) hecho contigo. 19 No volvió atrás nuestro corazón, ni nuestro paso se apartó de tu camino, 20 cuando nos aplastaste en un lugar de chacales y nos cubriste con sombras de muerte. 21 Si nos hubiéramos olvidado del nombre de nuestro Dios, extendiendo nuestras manos a un Dios extraño, 22 ¿no lo habría averiguado Dios, Él, que conoce los secretos del corazón?

D. OH DIOS ¡ VEN EN NUESTRA AYUDA!

23 Mas por tu causa somos ahora carneados cada día, tenidos como ovejas de matadero. 24 Despierta, Señor. ¿Por qué duermes? Levántate; no nos deseches para siempre. 25 ¿Por qué ocultas tu rostro? ¿Te olvidas de nuestra miseria y de nuestra presión? 26 Agobiada hasta el polvo está nuestra alma, y nuestro cuerpo pegado a la tierra. 27 ¡Levántate en nuestro auxilio, líbranos por tu piedad! (fin del Salmo 43)

En otras palabras, hubo un tiempo cuando Dios elevó Su Iglesia Católica a grandes alturas. Pero hoy en día se está haciendo el hazmerreir del mundo, al punto que uno puede casi estar avergonzado de ser un Católico. Sin embargo, hay todavía Católicos fieles. Oh Dios, ¡ven en su ayuda!, Oh Dios¡ven en nuestra ayuda!

Kyrie eleison.



SÁBADO MARIANO: NO OLVIDE REZAR EL ROSARIO.-


viernes, 19 de diciembre de 2014

¿QUÉ PENSAR DEL MILENARISMO? Parte V



DEL SENTIDO DE LA PALABRA "REINO" EN EL PADRENUESTRO, SEGÚN SANTO TOMÁS DE AQUINO



Fuente: Stat veritas


SANTO TOMAS DE AQUINO: "EL PADRENUESTRO y EL AVEMARÍA COMENTADOS"



Segunda Petición VENGA A NOS TU REINO


Como está dicho, el Espíritu Santo hace que amemos, deseemos y pidamos rectamente. 

Y primeramente causa en nosotros el temor por el que tratamos de que sea santificado el nombre de Dios.

Otro don es el don de piedad. La piedad es propiamente un afecto tierno y devoto al Padre, y también a todo hombre que se halle en la miseria.

Como Dios es ciertamente nuestro Padre, no solamente debemos reverenciarlo y temerlo, sino que también debemos tenerle un amor tierno y delicado. Y este afecto es el que nos hace pedir que venga el reino de Dios. Tit 2, 12-13: "Vivamos en este siglo con piedad y justicia, aguardando la feliz esperanza y la manifestación de la gloria del gran Dios".

Mas se podría preguntar: El reino de Dios siempre ha existido: ¿por qué pues pedimos que venga?

Debemos responder que esto puede entenderse de tres maneras.

A) En primer lugar porque algunas veces un rey tiene tan sólo el derecho del reino o del señorío; y sin embargo aún no se declara el dominio de ese mismo reino porque la gente del reino aún no se le sujeta. Luego su reinado o dominio se declarará cuando la gente del reino se le sujete.

Ahora bien, por sí mismo y por su naturaleza Dios es el Señor de todo. Dan 7, 14: "A Él se le dio el poder, el honor y el reino". Es necesario, por lo tanto, que todo le esté sometido. Pero esto no se ha realizado aún, sino que se realizará al fin del mundo. 1 Cor 15, 25: "Él debe reinar hasta que ponga a todos sus enemigos a sus pies". Por lo cual pedimos y decimos: "Venga a nos tu reino".

Y esto lo pedimos en cuanto a tres cosas: que los pecadores se conviertan y sean salvados por la gracia de Dios; que los pecadores sean castigados en la vida presente para su conversión para que escapen el castigo eterno;  que los pecadores contumaces en impenitencia final sean castigados; y la muerte destruida.

Porque los hombres están sometidos a Cristo de dos maneras: o voluntariamente, o a la fuerza. Como, en efecto, la voluntad de Dios es de tal manera eficaz que se tiene que cumplir totalmente y Dios quiere que todas las cosas se le sometan a Cristo, una de esas dos maneras será necesaria: o sea, que o el hombre haga la voluntad de Dios sometiéndose uno a sus mandatos, y esto es lo que hacen los justos; o que Dios haga con todos su propia voluntad castigándolos, y esto hará con los pecadores y con sus enemigos. Lo cual será en el fin del mundo. Salmo 109, 1: cuando "ponga a tus enemigos de escabel de tus pies".

Por lo cual les es dado a los santos (los justos que viven en el estado de gracia santificante) el pedir que venga el reino de Dios, o sea, que se le sometan aquéllos totalmente.

Mas para los pecadores contumaces es algo horrible, porque el pedir que venga el reino de Dios no es sino que por voluntad de Dios se les someta a los suplicios. Amos 5, 18: "¡ Ay de los [pecadores] que ansían el día del Señor!".

Pero con esto se destruirá la muerte. En efecto, como Cristo es la vida, en su reino no puede existir la muerte, que es lo contrario de la vida. Por lo cual se dice en 1 Cor 15, 26: "El último enemigo en ser destruido será la muerte".

Y esto ocurrirá en la resurrección. Fil 3, 21: "Transformará nuestro vil cuerpo en un cuerpo semejante al suyo glorioso".

B) En segundo lugar el reino de los cielos se llama gloria del paraíso. Ni es de admirar, porque reino no significa sino gobierno. Y se da el mejor gobierno donde nada hay contra la voluntad del gobernante. Ahora bien, la voluntad de Dios es la salvación de los hombres, porque El quiere que [todos] los hombres se salven (cf. 1 Tim 2, 4). Y esto será principalmente en el paraíso, donde no habrá nada contrario a la salvación de los hombres.

Mt 13, 41: "Los ángeles quitarán de su reino todos los escándalos". Mas en este mundo hay muchas cosas contrarias a la salvación de los hombres. Así es que cuando pedimos "Venga a nos tu reino" oramos para ser partícipes del reino celestial y de la gloria del paraíso.

Y este reino es sobremanera deseable por tres motivos. Primeramente por la soberana justicia que en él hay. Isaías 60, 21: "Tu pueblo: todos justos". Y si bien aquí los malos están mezclados con los buenos, allá no habrá ningún malo y ningún pecador.

También por su perfectísima libertad. Pues aquí no existe la libertad, aunque todos naturalmente la desean; pero allá habrá libertad plena contra toda clase de esclavitud. Rom 8, 21: "La criatura misma será liberada [de la esclavitud] de la corrupción". Y no sólo serán todos libres sino que también serán reyes: Apoc 5, 10: "Nos hiciste reyes para nuestro Dios".

La razón de ello es que todos tendrán la misma voluntad con Dios; y Dios querrá todo lo que los santos quieran, y éstos lo que Dios quiera: de modo que al hacerse la voluntad de Dios se hará la de ellos. Y por lo mismo todos reinarán, pues se hará la voluntad de todos, y el Señor será la corona de todos. Isaías 28, 5: "En aquel día el Señor de los ejércitos será corona de gloria y diadema de gozo para el resto de su pueblo".

También por su maravillosa plenitud [de bienes]. Isaías 64, 4: "Ningún ojo ha visto, sino sólo Tú, oh Dios, lo que has preparado para los que te están aguardando".
Salmo 102, 5: "El es el que sacia con sus bienes tus deseos".

Y adviértase que el hombre hallará todo en solo Dios más excelentemente y más perfectamente que todo cuanto encuentre en el mundo. Si buscas el deleite, el supremo deleite encontrarás en Dios; si riquezas, en El encontrarás toda la abundancia que da su razón de ser a las riquezas; y así en cuanto a lo demás. Dice San Agustín en sus Confesiones: "Cuando el alma fornica alejándose de ti, fuera de ti busca las cosas puras y límpidas que no encuentra sino cuando vuelve a ti".

C) El tercer motivo [de pedir a Dios que venga su reino] es que algunas veces reina en este mundo el pecado. Y esto ocurre cuando el hombre está de tal manera dispuesto que sigue inmediatamente y hasta el final su inclinación al pecado. Dice el Apóstol en Rom 6, 12: "Que no reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal"; sino que Dios debe reinar en tu corazón. Isaías 7, 7: "Sión, reinará tu Dios". Y esto ocurre cuando está presto a obedecer a Dios y a observar todos sus mandamientos.

Así es que cuando pedimos que venga el reino de Dios, pedimos que no reine en nosotros el pecado, sino Dios.

Por esta misma petición llegaremos a la bienaventuranza, de la que se dice en Mt 5, 4: "Bienaventurados los mansos". En efecto, según laprimera explicación [del "venga a nos tu reino"], por desear el hombre que Dios sea el Señor de todos, no se
venga de la injuria que se le infiera, sino que se la deja a Dios. Porque si te vengaras, no desearías que viniese su reino.

Y según la segunda explicación, si esperas su reino, o sea, la gloria del paraíso, no debes preocuparte si pierdes los bienes de este mundo.

Asimismo según la tercera explicación, si pides que Dios reine en ti y su Cristo, como El fue mansísimo, también tú debes ser manso. Mt 11, 29: "Aprended de Mí
que soy manso". Hebr 10, 34: "Con alegría aceptasteis el despojo de vuestros bienes".
______________________________________

Para el mayor teólogo de todos los tiempos, la palabra "reino" del Padrenuestro nunca se relaciona con el supuesto reino milenario de Cristo. 
El reinado de Cristo visible por mil años en la tierra es una idea incompatible con la teología de Santo Tomás de Aquino.